logo-blanco

Sustentabilidad

Sustentabilidad

Una adecuada aislación térmica disminuye al máximo las demandas de energía para calefacción y refrigeración, reduciendo el consumo de combustibles y promueve un uso más racional de los recursos naturales renovables y no renovable.

La Agencia Internacional de Energía (IEA) estima que los edificios comerciales, residenciales, y públicos consumen entre el 30 y el 40% de la energía utilizada a nivel mundial. Y que entre un 25 y un 35% de las emisiones contaminantes de CO2 son emitidas por ellos.

Una correcta aislación térmica de nuestra vivienda nos permite reducir de manera inmediata y significativa, el consumo innecesario de energía.

Esta reducción del consumo se ve reflejado en las necesidades de generación de energías y como consecuencia en la disminución de emisiones de gases de efecto invernadero y la demanda de recursos no renovables, proporcionando condiciones de vida más sostenibles.

Los productos utilizados por Larsen para la aislación térmica de viviendas, son productos reciclables, que al final de su vida útil, estimada en más de 50 años, pueden ser gestionados y procesados para reciclarlos nuevamente en productos de aislamiento térmico.